Essien, el fichaje que vale para todo