El Real Madrid busca limpiar su imagen ante el Espanyol