Razones para el optimismo blanco