El Madrid quiere olvidar su particular maldición germana