La defensa del Madrid está en KO