El Real Madrid resuelve sin brillo