Cacheos extremos en el Bernabéu: la seguridad examinó una a una las bufandas