Parte de la afición del Madrid se marchó tras el segundo gol de Torres