El Madrid más español, frente al Espanyol