El Real Madrid fue una tormenta perfecta frente al Dépor en Riazor