El Real Madrid centró todo el protagonismo en la gala de la Champions League