El Real Madrid, en cuartos de la Champions sin brillo