El Real Madrid, a toque de corneta: el contragolpe vuelve al Santiago Bernabéu