El Real Madrid está condenado a ganar