El Real Madrid se aprieta el cinturón