El Real Madrid afina la máquina