Mano en Valencia, pecho en Madrid