El Madrid resucita y la Supercopa se viste de blanco