El Real Madrid gana pero el Bernabéu sigue pitando al entrenador y al presidente