Los roces en los Real Madrid-Barça originaron el pique entre Keita y Pepe