El Real Madrid vivió ante el Athletic en San Mamés un partido con mucha tensión