Benítez no aguantó ni dos minutos tranquilo: pura intensidad en el banquillo