Lo último del 'método Benítez': entrenamientos con un balón… imaginario