El Sevilla no mira al pasado para tutear al campeón