El Real Madrid se deja los deberes para el Bernabéu