La baja de Pepe deja KO la defensa blanca