Pepe y Benzema, a contrarreloj para la final