La demostración de que Bale o Cristiano Ronaldo son futbolistas antes que atletas