Iniesta y Ozil demuestran que tiene magia en las botas