Así fue la comida de conjura del Real Madrid