¿Suenan a despedida las palabras de Mourinho?