Mourinho sabe lo que se juega