Modric y Ozil, dos hombres y un puesto