Un Madrid con Messi y Ronaldo empezaría los partidos con dos goles de ventaja