Marcelo sigue trabajando al margen, mientras Khedira y Di María entrenan con normalidad