Marcelo demuestra que también tiene clase para golear al Levante