¡Manolo Lama se come el carbón de Gelsenkirchen! ¿Sabe como el de Asturias?