El Real Madrid fue recibido con una sonora pitada en Doha