El Real Madrid fue recibido por multitud de aficionados a su llegada a Múnich