El Real Madrid confirmó en Bilbao que se ha diluido en 2015