El Madrid fue una avalancha para el Levante