Luka Modric, el francotirador blanco