Mourinho vuelve al Camp Nou sin agobios