La Liga blanca pasa por el Pisuerga