Leo Ronaldo, así es el jugador perfecto