Kun-Neymar, solo puede quedar uno