Jesé salió en la segunda mitad contra el Celta y revolucionó el partido