Jesé Rodríguez aprovechó la titularidad ante el Eibar para reivindicarse con un gol