Así pintaba James Rodríguez a su ídolo futbolístico cuando tenía cinco años