James vive las peores 72 horas desde su llegada al Real Madrid